Now reading

Descubriendo Moscú

Descubriendo Moscú - A Baby Abroad
Descubriendo Moscú

El año pasado hice el intento de leer Ana Karenina, por Leo Tolstoi. Logré pasar las primeras 650 páginas (de 850). Leer la novela no fue fácil, es larga, lenta y tiene un montón de personajes distintos con nombres rarísimos y todo se te confunde.

Sergio había querido visitar Rusia hace un tiempo, y agregando a esto mis intentos por leer esta novela, acepté, aunque aún tenía mis dudas al principio. Una vez ya en suelo Ruso, supe que habíamos tomado la decisión correcta!

Encontrar la mejor época para visitar Rusia es difícil por el clima. El ejército de Napoleón perdió a 100,000 hombres en 1812 tratando de invadir, el ejército de Hitler en 1941 tuvo la misma suerte… claramente si ejércitos entrenados no han logrado sobrellevar el duro invierno de Rusia, tampoco lo lograríamos nosotros, ¡especialmente con Rubén!

Decidimos viajar en el verano, y aprovechar otro viaje que teníamos que hacer a Inglaterra, por lo que terminamos yendo a mediados de Julio. Por supuesto, después de haber comprado los pasajes, aprendí que hay un festival llamado “White nights festival”, donde se celebra día y noche ya que casi no hay horas de oscuridad… si están planeando ir a Rusia, ¡les recomiendo se aseguren que su viaje calce con esta fecha!

Llegamos temprano en la madrugada, por lo que nos fuimos directamente a nuestro hotel para dormir un poco. Por suerte, Rubén estaba cansado después de aproximadamente cuatro horas de viaje desde Londres – la mitad de las cuales pasamos aguantando los llantos y gritos de un niño pequeño (¡NO DE RUBÉN, por suerte!). Logramos tener al rededor de tres horas extra de sueño antes de salir a turistear.

La Plaza Roja y el Kremlin

Después de encontrar el Starbucks más cercano – por supuesto, no puedo hacer nada sin mi café – fuimos directo a la Plaza Roja. Esta plaza tiene sitios importantes tales como la famosa Catedral de San Basilio, el Kremlin, el Museo Estatal de Historia y el Mausoleo de Lenin.

DSC_0231
Catedral de San Basilio

Las entradas a San Basilio, el Kremlin y el Museo son relativamente baratas, y recomendaría que las pagaran y visitaran estos tres lugares. La entrada al mausoleo de Lenin es gratis, pero también es el lugar que tiene la fila más larga, por lo que sugiero que comiencen temprano en la mañana con esto, ya que sólo dejan entrar hasta la 1 de la tarde (y nuestra teoría es que si estabas en la fila y te dieron la 1, te quedas fuera).

DSC_0207
Plaza Roja

Dentro del Kremlin hay varias iglesias, todas con los domos característicos Rusos. Son muy bonitas tanto por dentro como por fuera. Además, puedes visitar el “Armoury collection” que es un museo con artículos, vestimenta y carruajes reales, asombrosos porque todo esta cubierto en oro, diamantes y otras piedras preciosas. En este complejo puedes también ver el Palacio, donde vive actualmente el presidente, y la torre de campanas, lugares que sólo vimos desde fuera.

DSC_0223
Dentro del Kremlin

El mausoleo de Lenin fue lo más asombroso. Después de hacer la fila por al rededor de una hora, sólo tienes 5 minutos para estar adentro, ya que no puedes detenerte y debes seguir la fila. A pesar de esto, es increíble ver el cuerpo embalsamado de Lenin, dentro de un ataúd de vidrio. El mausoleo es oscuro, con sólo algunas luces tenue. No se puede hablar ni hacer ruido (menos mal Rubén dormía), y la sensación general al estar ahí es extraña. Al salir, es imposible no tener la discusión: ¿es realmente el cuerpo de Lenin? Quién sabe…

Para quienes estén planeando una visita a la Plaza Roja, sugiero pasar el día entero ahí, desde temprano en la mañana. Hay muchas cosas que hacer ahí y algunas filas pueden ser largas. Nosotros finalmente fuimos en dos días distintos.

Calle Peatonal Arbat

Después de ir por segunda vez a la Plaza Roja, partimos a la calle Arbat, una avenida peatonal con tiendas, restoranes y souvenirs. Luego de que yo me escandalizara en un Starbucks (post al respecto pronto!), caminamos por esta calle y nos sorprendimos de todos los animales que venden como mascotas – principalmente gatitos y conejos.

También hay  muchos músicos callejeros, y es entretenido detenerse para escuchar la música o impresionarse con el break dancing.

 

IMG_2854
Músico callejero en la calle Arbat

Catedral del Cristo Salvador y Parques

Encontramos esta catedral por accidente. Mientras mirábamos el horizonte notamos un domo dorado y enorme, y comenzamos a caminar hacia él. Nos impresionamos mucho al llegar, porque la catedral es gigante y muy bonita. Caminamos por al rededor, ya que a la hora que llegamos ya estaba cerrada – la verdad es que no nos molestó, ya habíamos visto suficientes iglesias.

DSC_0239
El frontis de la Catedral del Cristo Salvador

Desde ahí continuamos caminando hacia el Jardín de los Monumentos Caídos y el Parque Gor’kogo. El primer jardín tiene una variedad de esculturas, principalmente de personajes importantes de los tiempos Soviéticos. No tuvimos la oportunidad de verlos porque llegamos de noche y estábamos muertos de hambre, buscando algo que comer antes de irnos al hotel lo más temprano posible para no continuar interrumpiendo la hora de dormir de Rubén. Sin embargo, caminamos por la orilla de río Moskva, disfrutando de las vistas preciosas y la onda entretenida del lugar.  Nos encantó ver a un montón de gente de todas las edades haciendo todo tipos de cosas – ping pong, patines, bicicletas, familias con niños pequeños jugando a la pelota o paseando, gente disfrutando de los puestos de comida y músicos callejeros.

DSC_0255

VDNKh (Centro de Exhibición “All-Russia”)

Este lugar solía ser el sitio de exhibición de los logros de la Unión Soviética y actualmente es un punto céntrico de la ciudad, rodeado de parques, algunos cafés y puestos de comida, y un lugar donde las familias pasan la tarde.

Mientras estábamos ahí tuvimos la suerte de ver un show de autos antiguos. Los dueños exhibían sus autos frente a la entrada principal, lo que dio la oportunidad para muchas fotos entretenidas.

DSC_0280

Museo Memorial de las Cosmonáuticas

Este museo está cerca del Centro de Exhibición y se puede ver desde lejos ya que el “Monumento a los Conquistadores del Espacio” que está encima tiene 110 metros de altura. El monumento marca el final del “Callejón de los Cosmonautas”, un parque sobre el museo donde hay distintos memoriales en piedra de personajes importantes del programa espacial soviético.

IMG_3067

En el museo se pueden ver distintas exhibiciones que cuentan la historia del programa espacial Soviético. Para mi al menos fue genial aprender de esto, y me sorprendió el darme cuenta que todo lo que yo sabía era relacionado con la NASA, y que ignoraba por completo todo lo logrado por los Soviéticos. Se habla mucho de Niel Armstrong pero tan poco es sabido sobre Yuri Gagarin, el primer hombre en ir al espacio.

También me sorprendió y entristeció el saber sobre como usaban animales en experimentos para ir al espacio. IMG_2885

Bunker 42

Esta debe ser la atracción más impresionante de Moscú, junto con ver el cuerpo de Lenin. Se trata de un bunker contra bomba nuclear genuino de los años 50. Es difícil de encontrar porque – obvio – la idea era que fuera un bunker secreto para políticos rusos importantes, en la eventualidad de un ataque a la Unión Soviética.

65 metros debajo de un edificio cualquiera, en un barrio tranquilo, se encuentran 7000 metros cuadrados de túneles construidos por los mismos trabajadores que hicieron el metro de Moscú.

IMG_2923

Este museo es muchísimo más caro que todas las otras atracciones en Moscú, pero creo que vale la pena. te dan un tour hecho por un guía súper simpático que está dispuesto a contestar todas tus preguntas. Incluye también una película de 20 minutos que te da un resumen muy bueno sobre la guerra fría desde la perspectiva soviética, lo cual para mí fue muy interesante porque en el colegio siempre había estudiado sobre la guerra fría desde el punto de vista americano. Además, tienes la oportunidad de jugar con todo tipo de equipos de telecomunicación antiguos, e incluso puedes tener la experiencia de estar encerrado durante un simulacro de ataque (aunque yo me perdí de esta parte porque pensé que podría asustar a Rubén, por lo que esperé afuera).

Si van a visitar este museo les recomiendo que lleven algo para abrigarse – ¡se pone bien helado a 65 metros bajo tierra!

Moverse por Moscú

Ya que viajamos con Rubén y nunca llevamos nuestra silla de auto, hacemos lo posible por no tomar taxis. Esto nos vino bien en Moscú porque como había leído antes de viajar y confirmado una vez estando ahí, los taxis no usan taxímetro y tienes que negociar el precio antes de subirte. Por supuesto, esto quiere decir que el taxista te cobra lo que le da la gana.

La mejor forma de moverse por Moscú es el metro. Puedes llegar a todas las atracciones en metro, en general se siente seguro (aunque siempre hay que tener cuidado con los cartereos), y lo mejor de todo, CADA ESTACIÓN DE METRO ES UN MUSEO! Esto es realmente increíble! Es como viajar en el tiempo porque cada vagón del metro al parecer es de los originales de cuando se construyó por primera vez (no sé si efectivamente sean los primero propiamente tal, pero son ANTIGUOS, ¡les prometo!). Además, cada estación está decorada con candelabros elegantísimos, muros de mármol y pinturas y mosaicos preciosos.

PicMonkey Collage

Como tip, les recomiendo que descarguen la aplicación oficial de metro de Moscú, porque no hay carteles en inglés, nadie habla el idioma, y puede ser muy difícil encontrar el camino. La aplicación lo facilita mucho porque te encuentra la estación en la que estás de manera automática y tú puedes buscar la estación de destino usando fonética. Por supuesto necesitarán conexión a internet para usar la aplicación, pero también les recomiendo que compren una tarjeta sim en el aeropuerto en cuanto  lleguen, son baratas y les permitirá tener internet durante todo el viaje – lo que les puede venir bien para usar el GPS del iphone (yo no puedo viajar sin él) y un traductor (yo uso google translate, que además tiene una funcionalidad de cámara que con tan sólo apuntarla al texto te lo traduce prácticamente todo).

¿Es Moscú un destino apropiado para bebés?

Esta es la pregunta que siempre hago, antes, durante y después de cada viaje, y para la cual tengo diversas respuestas, dependiendo del momento del viaje.

Los contras de ir a Moscú con un niño pequeño son principalmente el que el metro no tiene ascensores, y las escalas mecánicas son literalmente de tres kilómetros. Nosotros nos arriesgamos usando el coche sobre la escala mecánica, y algunos días salimos solo con el porta bebés.

Otro gran contra es por supuesto que te pierdes de todas las fiestas…jajajajaj! Al comienzo del río Moskva, cerca de la Catedral del Cristo Salvador, encontramos algunas discotheques que parecían estar a tope, incluso a las 8 de la tarde.

Y en cuanto a los pros, encontramos que habían montones de familias con niños de todas las edades. Hay montón de parques donde puedes parar para comer algo, o sólo para dejar a tu hijo “suelto” un rato para gatear, rodar o caminar! En general, el lugar se percibe como seguro y muy amigable para familias.

Ah, ¿mencioné que la gente en Moscú ama a los bebés? Aquí está Rubén, que pasó una comida completa en brazos de la mesera…

IMG_2824

Y así con nuestro viaje a Moscú…. próximamente…. San Petesburgo!

 

4 Comments
  • Natalia Acquarone dice:

    Me encanta haber leído tu post! Me resultó muy útil, estoy planeando ir con mi marido y mi hijo de 1 año en julio y mi temor es justamente la parte de movilización. Es lo primero que busco en una ciudad. Yo vivo en Lyon y aca todos los metros tienen ascensores pero en Paris por ejemplo no, ni siquiera escaleras mecánicas, entonces cuando vamos no podemos tomarlos y nos complica un poco movernos por la ciudad.
    Una consulta, entrar a los museos, catedrales, etc con el carro de bebé es factible? Hay acceso a ascensores o rampas o solamente escaleras?
    Saludos!!

    • Hola Natalia!
      Efectivamente hay partes donde el carrito puede ser un poco difícil. Creo que finalmente depende de qué carrito tengas. Si es uno ultra liviano, fácil de abrir y cerrar, y que incluso puedes levantar con tu hijo adentro, ideal. Si es de estos más grandes, anchos y pesados, te recomendaría no llevarlo. De todas formas, te sugiero llevar un portabebés sí o sí! Asi tienes la opcion de que tu hijo tenga más opciones, en el carrito o en el porta bebés… En los metros en Moscú encontramos algunos ascensores, pero no siempre. En todos los metros habían escaleras mecánicas (muy antiguas… pero funcionando), y teniendo cuidado, metíamos el carrito ahí también – ahora bien, nuestro carrito es ultra pequeño entonces cabía perfectamente. Cuando pasaba que habían escaleras, o bien levantábamos el carrito con hijo adentro y todo, o parábamos para desarmar todo. En general en los museos y catedrales no tuvimos problemas, puedes dejar el carrito al lado del ticket booth mientras recorres la catedral por dentro, nosotros para ir a la catedral de San Basilio por ejemplo, decidimos ir sin el carrito y sólo con portabebés entonces no fue problema.
      Independiente de todo, te diría que es totalmente factible…. si hay que parar a desarmar todo… da igual, lo haces y no te armes más problema!!!!! son simplemente gajes del oficio!!! Sin embargo, te recomiendo que uses el carrito Yoyo de babyzen, a mi gusto, el carrito más compacto, liviano y fácil para viajar! Con ese cabes en cualquier lado!
      Otro tip… ir parando…! Plaza, parque, o cualquier espacio abierto y seguro es ideal para detenerse, y dejar a tu hijo que corra libremente un rato….
      Piensan ir también a San Petesburgo? El tren nocturno entre estas dos ciudades es increíble!

  • Claudia dice:

    Tengo un par de amigos que fueron a Rusia hace poco y nos hablaron maravillas tb. Me están entrando muchas ganas de ir. Me encantaron las fotos de este post! preciosas! (qué cámara usan? O: )
    Y muy bueno saber eso de los “contras” para futura referencia~

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *